Agpme

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

EL TEOSINTE

E-mail Imprimir PDF

El teosinte es una planta originaria de México y Centroamérica que es el antecesor del maíz. Fueron los agricultores de Centroamérica los que domesticaron al teosinte para convertirlo en el maíz moderno. El maíz fue la base de la alimentación de pueblos como los mayas o los aztecas y su importancia fue tanta que hasta existía un dios llamado Yum Kax, dios del maíz.

 

 

 

El teosinte es, por lo tanto, un maíz ancestral. Y por eso, científicamente su nombre es Zea Mais igual que los maíces que cultivamos.

 

Estos meses atrás hemos conocido la aparición de una serie de focos de teosinte, mas o menos extensos, en Candasnos, Peñalba , Bujaraloz y Torralba de Aragón. Y parece que también hay alguno en Cataluña y Navarra. Se trata de una cuestión preocupante. El teosinte que nos ha llegado es una planta muy vigorosa, que crece por encima de nuestros campos de maíz, sobresaliendo un metro sobre nuestras plantas. Cuando es pequeña es muy difícil de distinguir de nuestros maíces porque son básicamente iguales. Sin embargo, en estados más avanzados, el teosinte produce flores, tanto masculinas como femeninas por encima de sus hojas, haciendo unas pequeñas mazorcas con unos granos negros, duros y con cáscara. Una planta puede producir hasta 1.600 semillas. Y estas semillas pueden permanecer en el suelo sin germinar durante varios años.

La persistencia de las semillas en el suelo es el principal problema: Puede hacerse una rotación de cultivos, incluso poner una alfalfa para matarlo, y que las semillas persistan en el suelo para volver a aparecer las plantas al volver a cultivar el maíz. La variedad de teosinte que nos ha llegado no se multiplica por la raíz (como sucede con el “Sarrajon” o “Charrachón” – o Sorghum Halepensis) sino que lo hace sólo por semilla. Además es capaz de cruzarse con los maíces convencionales.

Si el teosinte se extiende, vamos a tener un gran problema en nuestros campos de maíz porque no existen herbicidas selectivos que puedan eliminarlo sin matar al maíz. Y la única solución va a ser dejar de cultivar maíz varios años para tratar de eliminarlo y después entrar a eliminar a mano las plantas que reaparezcan cuando se reanude en cultivo. Y limpiar márgenes, ribazos, desagües y espacios incultos que tengan la suficiente humedad como para que se desarrolle.

 

La AGPME-ITAGA ha tenido ya dos reuniones con los responsables de sanidad vegetal y plagas del Gobierno de Aragón y la próxima semana tendrá otra con responsables del Ministerio de Agricultura así como con responsables de Aragón, Cataluña y Navarra. Además se ha remitido una carta de apoyo para la apertura de un estudio científico a acometer por el CITA para establecer una estrategia para erradicar el problema. Y también se ha tratado el problema con los responsables de las casas de semillas y se recabará más información en la Asamblea de la Confederación Europea de Productores de maíz que se celebrará en Francia en breve.

 

Pero los agricultores, aunque desde organizaciones como la nuestra nos esforcemos por obtener ayudas y apoyo por parte de las administraciones, no debemos esperar que ellos vayan a venir a sacarnos las castañas del fuego en estos tiempos de crisis y administraciones sin fondos, y lo que tenemos que hacer es intentar defender nosotros mismos nuestros campos. Para ello, además de reproducir en nuestra revista la Información Fitosanitaria difundida a través del Folleto del Centro de Sanidad y Certificación Vegetal del Gobierno de Aragón, a continuación vamos a dar unas imágenes para que todos podamos distinguir a esta planta.

 

 

En la foto de arriba podemos observar el aspecto del teosinte en un campo. Las plantas de teosinte se elevan por encima del maíz. En este momento es cuando son más fáciles de distinguir.

 

 

 

 

 

 

Las flores del teosinte en la parte superior de la planta son más abiertas que las de nuestros maíces, tienden a tener una forma más parecida a una palmera. Podemos verlo en la foto de la izquierda.

 

Cuando veamos en nuestros campos esas plantas que vuelan más altas que nuestros maíces y que tengan una flor superior abierta como en la imagen, debemos entrar a comprobar si se trata de teosinte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En esta imagen se puede apreciar su flor en forma de palmera. También las dimensiones de la planta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El teosinte tiene varias flores femeninas por encima de las últimas hojas de la planta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

Aquí podemos observar como hay, al menos, tres mazorcas por encima de cada hoja. Y, al final del tallo que aguanta las mazorcas aparece de nuevo una flor masculina.

 

En la foto de la imagen hay, al menos, nueve (9) mazorcas.

 

Las mazorcas no tienen demasiados granos, pero al ser tan abundantes es fácilmente explicable que una planta de teosinte pueda alcanzar los 1.600 granos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la foto siguiente podemos ver los granos dentro de la pequeña mazorca, una vez está abierta. Son ahora amarillos, pero se volverán de marrones a negros.

 

Son más pequeños que los del maíz y muy duros. La flor femenina apenas tiene zuro. Esos granos se desprenden con gran facilidad por lo que hay que tener cuidado si se corta una planta y se traslada: Podemos difundir la plaga involuntariamente.

 

Para algunos expertos, las semillas de teosinte son tan duras que no se destruirían al pasar por el tracto digestivo de un animal, por lo que, podrían ser difundidas por animales, sean los que pastoreamos o incluso salvajes como los jabalíes.

 

También podemos ver cómo, en la foto derecha, existen flores masculinas encima de las flores femeninas.

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde la AGPME-ITAGA solicitamos a los maiceros que prestéis toda vuestra colaboración para la erradicación de esta plaga y que sigamos las recomendaciones que ha hecho el Centro de Sanidad y Certificación Vegetal del Gobierno de Aragón. En especial, falsas siembras, rotación de cultivos y limpieza de cosechadoras. También cuidado de no trasladar paja de esos campos a otros y con el pastoreo.

 

AGPME-ITAGA mantendrá informados a los maiceros de los avances que se produzcan en el tema y persistirá en la defensa del sector y la reivindicación frente a las administraciones de las medidas adecuadas para erradicar el problema.

 

                José Luis Romeo Martín.

                                                                                                               Presidente.

                                                                                                               AGPME – ITAGA.