Agpme

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Reunión de la Federación Europea de Productores de Maíz en Lisboa

E-mail Imprimir PDF

El pasado 8 de febrero se celebró en Lisboa una Asamblea de la Federación Europea de Productores de Maíz, a fin de tratar de buscar una posición común de los maiceros europeos frente a la reforma de la PAC y así poder influir con más fuerza en las autoridades europeas y nacionales de cada país en defensa de nuestro cultivo.

El momento es ahora, porque tras la proposición legislativa que se hizo en octubre del año pasado, en Diciembre de 2012 tiene que llegarse a un acuerdo presupuestario, y durante 2013 concluirse la reforma de la PAC que debería entrar en funcionamiento en enero de 2014.

Sin embargo el camino que queda es todavía muy difícil, no sólo por la dificultad de poner de acuerdo a tantos países europeos con agriculturas tan diversas; sino también porque los dos países más fuertes tienen elecciones en 2012 (Francia) y 2013 (Alemania).

En principio el Presupuesto de la PAC se anuncia como estable. Pero la realidad es que será estable en términos nominales, aunque en términos reales para 2019-2020 habrá sufrido una depreciación de un 19-20%.

Ese presupuesto está dividido en dos “pilares”. El primer pilar, que son ayudas que van directamente al agricultor anualmente; y el segundo pilar que son ayudas estructuradas en programas específicos, y que se reparten en función del cumplimiento de las condiciones establecidas en esos programas.

Y esas ayudas, controladas por los políticos regionales, no siempre revierten tan directamente al agricultor. Por eso, pese a que se establece una flexibilidad de un 10% entre pilares, una primera posición común es mantener un primer pilar fuerte, ya que son ayudas que llegarán directamente a los agricultores.

Dentro del primer pilar, los Derechos de Pago Único son sustituidos por los Pagos Base. Estos pagos base están sometidos a la condicionalidad y, según está previsto, se simplificará su gestión.

Pero en realidad la condicionalidad se complica, ya que supone el complimiento de las condiciones a las que hasta ahora estábamos sometidos más las nuevas  prohibiciones en materia de pesticidas más lo previsto en la Directiva Marco del agua. La Directiva Marco del Agua afecta a los vertidos agrícolas por los retornos de aguas de riego, y puede suponer graves problemas para nuestros regadíos, especialmente en las zonas con elevada carga ganadera.

Parece que los Pagos Base estarán referidos a las hectáreas. En España tendrían derecho a Pago Base las hectáreas de VIÑA, FRUTALES, HORTICOLAS y PRADERAS, que hasta ahora no recibían pago alguno o muy reducido. En España pasaríamos de 22 millones de derechos a una cifra, según algunos, de 38 millones de hectáreas.

Por último debe producirse una convergencia entre los Estados Miembros de aquí a 2020, con una reducción inmediata de un tercio del margen a un 90% de la media comunitaria: El pago más bajo pasará de 87 € a 144 €; y el más alto pasará de 462 € a 431 €. Los pagos base serán iguales en toda Europa a partir del 2020.

También debe producirse una convergencia dentro de cada estado para obtener un pago uniforme en 2019.

La otra partida fuerte en el primer pilar es el “pago verde”, pago a favor de las prácticas agrícolas benéficas para el clima y el medio ambiente, que supone 30% del pago nacional o regional (pago anual por ha), concedido a los agricultores que observan, entre las tres (3) prácticas previstas, aquellas que les interesen:

Diversificación: Tres cultivos, mínimo 5%, máximo 70%.

Mantenimiento de los pastos permanentes: Superficie de referencia de praderas permanentes: declaración 2014. Posibilidad de transformar un 5% de la superficie de referencia.

Superficie de interés ecológico: 7% de las has. admisibles (excluidas las praderas permanentes): Terrazas, elementos topográficos, superficies arboladas, bandas de separación, espuendas…

 Las sanciones por infringir estas prácticas pueden ser superiores al 30%.

Para la C.E.P.M. se trata de una propuesta incongruente ya que fija unas superficies de abandono en un contexto de volatilidad de precios agrícolas. La superficie agrícola es la variable que permite ajustar los precios. Nos oponemos radicalmente a unas sanciones del 30% o superiores. (Un agricultor que no quiera seguir el reverdecimiento, debería poder hacerlo renunciando a su 30% correspondiente, y sin tener mayor sanción.) La diversificación de cultivos debe hacerse en función del tipo de cultivo y la zona, con una propuesta más flexible y teniendo en cuenta los monocultivos.

Se propone también una reducción de las ayudas por explotación (abatimiento), en función de lo que se percibe:

Entre 150 y 200.000 € menos 20%.

Entre 200 y 250.000 € menos 40%.

Entre 250 y 300.000 € menos 70%.

Cantidades superiores: menos 100%

Las cargas salariales serían deducidas de los topes. Las ayudas “verdes” no quedarían afectadas. Los fraudes (por división de las explotaciones, por ejemplo) serán sancionados con la supresión de las ayudas a los defraudadores. Los fondos obtenidos por el abatimiento serán transferidos a ayudas de desarrollo rural del estado miembro.

La C.E.M.P. se opone al abatimiento que puede limitar la reestructuración de las explotaciones y por tanto la competitividad de la agricultura europea.

Se debatieron otros aspectos importantes de la propuesta de futura PAC, sin que se llegara a una solución concreta. En particular, el concepto de agricultor activo, concepto difícil de establecer; el mantenimiento de algunos pagos acoplados; la concesión a los jóvenes agricultores que se incorporen a la actividad agraria de un pago suplementario de un 25% durante 5 años, pero con algún tipo de control de la realidad de su dedicación e inversiones; la concesión de una ayuda adicional a zonas desfavorecidas, siempre que salga del 2º pilar; la determinación del criterio de elegibilidad de las hectáreas agrícolas como beneficiarias de las ayudas; las medidas de mercado previstas para la futura PAC, que no creemos que sean viables sin un presupuesto muy alto, y por tanto, inalcanzable; los objetivos de las medidas de desarrollo rural; y la gestión de riesgos a través de seguros o mutuas.