Agpme

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Maíz y nuevas tecnologías energéticas

E-mail Imprimir PDF

Recientemente una delegación de AGPME-ITAGA ha tenido la oportunidad de desplazarse a conocer las instalaciones de una planta de biogás en la que se utilizan restos orgánicos como materia prima; desde purines, fangos, estiércol u otros restos orgánicos, hasta maíz ensilado. Es este último el que podría proporcionar mayor eficiencia energética ya que se trata de una materia prima que no ha sido procesada todavía por animales u otro tipo de industrias. La planta visitada genera biogás a partir de materia orgánica como base del proceso, y lo consume en motores que generan electricidad para vender a la red eléctrica, además de satisfacer el consumo de sus propias instalaciones. El calor desprendido se aprovecha calentando agua destinada a sistemas de calefacción de edificios próximos maximizando la eficiencia de la planta. Al final del proceso, el único residuo obtenido es líquido, una mezcla de agua y básicamente nitrógeno para uso en agricultura.

 

Desde AGPME-ITAGA se seguirá investigando estos posibles usos no alimentarios del maíz buscando siempre la rentabilidad del agricultor. No hay que olvidar que el uso de ensilado para fines energéticos acorta notablemente el ciclo vegetativo del cultivo del maíz y abre las puertas a la decisión de dobles cosechas en años en los que la disponibilidad de recursos hídricos no sea un problema.