Agpme

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Biomasa y ahorro

E-mail Imprimir PDF

Joan Jordi Solé Martorell


 

 

La biomasa es el combustible del presente y el combustible del ahorro, está claro que hoy por hoy no sirve para todos los usos, pero es una gran solución para el uso térmico.

 

El término biomasa se refiere a todo el tipo de plantas que crecen sobre la superficie terrestre, pero no todas son útiles para el uso como combustible por diferentes razones, por ejemplo:

  • Poder calorífico: Es la cantidad de energía que nos entrega un combustible por kilogramo.
  • Densidad: la cantidad de biomasa por unidad de volumen, es decir, como más denso es un combustible, se tiene más energía por unidad de volumen, eso es vital si no se dispone de mucho espacio.
  • Porcentaje de Humedad: la cantidad de agua que hay por kilogramo de combustible, al quemar, se debe evaporar esta agua contenida y hace que ceda menos energía para el uso se le quiere dar.
  • El porcentaje de Cenizas: Esta característica va a hacer que el mantenimiento en cuanto a limpieza de la caldera es superior, hay combustibles, como algunos herbáceos que no se pueden usar por su gran cantidad de ceniza.

Estos factores y el precio son los más importantes a tener en cuenta a la hora de escoger el combustible.

Resumiendo, los combustibles más usados son aquellos con el poder calorífico y densidad más elevados, y el porcentaje de humedad y cenizas más bajos. Algunos de los combustibles más usados son los que se muestran a continuación, los precios mostrados son orientativos dependiendo de los consumos y el transporte.

  • Astilla forestal: Madera que proviene del bosque troceada a trozos de unos 50mm, abundante y económica pero con silos de almacenamiento más costosos por el apelmazamiento de la astilla.

          PCI: 3500 kcal/kg

          Densidad: 250 kg/m3

          Humedad: 20-30 %

          Precio: 0.05 €/kg

          Hueso aceituna: Subproducto de la extracción del aceite en almazaras, una vez separado de la pulpa y secado, se utiliza como combustible, más caro por los procesos a los que se somete.

          PCI: 4400 kcal/kg

          Densidad: 600 kg/m3

          Humedad: 10%

          Precio:0.1 €/kg

 

–          Cáscara almendra y avellana: Subproducto de descascarar las avellanas y las almendras, no necesita tratamiento alguno y fácil almacenamiento

          PCI: 3617 kcal/kg

          Densidad: 350 kg/m3

          Humedad: 10%

          Precio: 0.05 €/kg

Todos estos son productos que provienen de nuestros campos y que muchas veces no valoramos y estamos tirando dinero por el desagüe sin darnos cuenta que tenemos la solución en nuestras manos.

Hay diferentes tecnologías para el aprovechamiento de la energía procedente de la biomasa, aquí se citan las principales:

–          Calderas de agua caliente para generación de calefacción y agua caliente sanitaria.

–          Calderas de vapor para proceso industrial.

–          Generadores de aire caliente para secado y calefacción.

Las calderas tanto de agua caliente como de vapor, están totalmente automatizadas para su funcionamiento autónomo, con una baja frecuencia de mantenimiento gracias a sus sistemas de limpieza y sistemas de extracción de cenizas.

Los generadores de aire caliente están igualmente automatizados pero su vida útil es inferior a la de las calderas por la oxidación del intercambiador de calor.

De los tipos de máquina anteriormente descritos, existen de diferentes potencias según el consumo necesario, desde una caldera doméstica, hasta una caldera para la industria del papel.

La tecnología de la biomasa existe y además es altamente rentable.