Un trabajo estudia las cosechadoras para determinar los riesgos de incendios

El 30% de los incendios es del motor, el 30% de la barra de corte y el 20% restante de rodamientos y transmisiones

En el marco de la FIMA, Asaja Huesca y la Escuela Politécnica Superior presentaron un estudio que han venido realizando en los tres últimos años sobre el riesgo de incendios en las cosechadoras. Todo ello, con el fin de arrojar luz sobre los fuegos que se producen en los campos en las épocas de las cosechas y cómo podrían llegar a preverse o evitarse.

En este estudio participaron también como socios la Asociación General de Productores de Maíz de España y ANSEMAT, la Asociación de Fabricantes de Maquinaria Agrícola. La Escuela Politécnica ha llevado la parte técnica, que ha consistido en que se haya monitoreado durante dos campañas de siega (2018 y 2019) una serie de cosechadoras para ver qué partes se calientan más.

El estudio demostró que son las zonas de la salida de gases de combustión del motor, las zonas más calientes de la máquina, las zonas de transmisiones con rodamientos, cojines, transmisiones clásicas y la barra de corte.  Así pues, el 30% de los incendios proviene del motor, el 30% de la barra de corte y el 20% restante de rodamientos y transmisiones

También se intentaba determinar las temperaturas a las que arde el producto, para detectar cuanto antes el riesgo de incendio. A partir de los 250 o 300 grados empieza arder, aunque también depende del tamaño de las partículas y del tiempo de exposición. 

Además, se realizaron 275 encuestas a agricultores con cosechadoras para que contaran sus experiencias, y también se contó con la ayuda de compañías de seguros con datos de incendios ya peritados, así como puntos críticos establecidos por gente que trabaja con máquinas y han tenido experiencias de incendios.

Con las conclusiones se darán una serie de recomendaciones o de pautas para que los propios agricultores estén prevenidos, o incluso para que las marcas pudieran incluir sensores o incluso extintores automáticos con los que evitar problemas.

El estudio también ha puesto sobre la mesa que tan solo el 9% de los incendios son causados por agricutores y tan solo la mitad de ese porcentaje lo producen las cosechadoras.

Este proyecto se incluyó dentro de las ayudas a proyectos de Cooperación del Plan de Desarrollo Rural de Aragón, por lo que parte de los costes del mismo ha sido subvencionado por el Gobierno de Aragón.

(Fuente: Radio Huesca)